“¡Hay de mi si no anuncio el evangelio!”. Agradecemos al Señor por la primera semana de evangelización  en Quebrada Retamal, una zona a una hora de nuestra parroquia.
Un lugar pobre, de recientes invasiones, donde todavía faltan luz, agua e infraestructuras básicas.
Y donde tanta gente está sedienta de la Palabra y del Amor de Dios!
Nuestros hermanos de la formación, con mucha alegría y deseo de vivir una experiencia de cercanía con este pueblo, han visitado las familias y realizado talleres con niños, intentando construir relaciones de amistad con todas las personas que han encontrado.
Varias mamás han pedido el bautizo por sus hijos y esto nos comprometerá a lo largo del año para prepararlos  con la catequesis.
Pedimos al Señor que bendiga nuestros pasos y nos de siempre mas el gozo de salir al encuentro de los demás.
¡Hasta pronto Quebrada!