Monseñor Salvador Piñeiro, presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, visitó la Casa Madre de la Comunidad Misionera de Villaregia el 7 de junio de 2017. El arzobispo de la arquidiócesis de Ayacucho se encontraba en Italia en ocasión de la visita Ad Limina de los obispos peruanos a Papa Francisco. 


Monseñor Piñeiro conoce la Comunidad Misionera desde hace muchos años, sobre todo como obispo auxiliar de la diócesis de Lurín 2003-2006.  La amistad ha continuado aún en la distancia luego de su nombramiento como arzobispo de Ayacucho en el 2011.  Luego de haber visitado Papa Francisco junto a otros 47 obispos de la Conferencia Episcopal Peruana el presidente de la CEP visitó la Casa Madre de la Comunidad Misionera de Villaregia.  Fue ocasión para volver a encontrar tantos misioneros que han estado en Perú.  

El arzobispo compartió con sencillez y fraternidad la experiencia de encuentro con Papa Francisco, los desafíos actuales en el Perú, su experiencia de colegialidad junto a los demás obispos peruanos.  Momento culmen del encuentro ha sido la Celebración Eucarística.  

Luego de la Misa hemos aprovechado para hacerle otras preguntas y él no perdió la ocasión para enviar un saludo especial para los fieles de la parroquia "La Trinidad" y de la diócesis de Lurín.

 

Escucha el saludo de Monseñor Piñeiro:

 

 

Compartimos con ustedes una parte de la entrevista:

 

Mons. Piñeiro, nos podría decir: ¿Como ha sido la experiencia de la visita al Papa?

(El encuentro ha sido) en el estilo que nos propone Papa Francisco;  insiste mucho en una experiencia de sínodo, caminar juntos.  Los obispos estamos llamados a dar testimonio de esa experiencia fraterna aunque seamos diferentes.  Así fue el colegio apostolico: Jesús llamó a 4 pescadores pero también a otro que era recaudador de impuestos y a otro que era "medio politico" y los hizo un colegio y esa es la riqueza de la conferencia epsicopal, tan diversos pero unidos en el amor de Cristo.  Puede haber discrepenacias en la manera de interpretar algunas acciones, (en el) análisis de la realidad pero nunca hay discordia en el corazón.  El estar con el Papa nos hace pensar en una Iglesia sinodal, trabajar muy unidos, llenarnos de esa bendicion de Dios; el Papa nos confirma en la fe. (…)

El Papa nos une  y nos hace vivir ese espíritu fraterno, ese amor que Cristo nos ha traído . Ha sido una experiencia bonita de colegialidad, de comunión, de oración y de llevarnos todos los comentarios que hemos recibido en los diferentes encuentros con los dicasterios para irlos poniendo en práctica para que tambien resuene en nuestra patria el mensaje del papa y ojalá el proximo año nos visite.

 

 

¿Cuáles son los desafíos de la evangelización en Ayacucho?

 Mi Iglesia todavía guarda mucha tristeza, la desolación que nos dejó las epocas de sendero luminoso, de las desapariciones. ¡Hay 16.000 desaparecidos! Son 16,000 familias que esperan a sus deudos. Yo me he ofrecido que nos digan donde los enterraron las fuerzas del orden o también los terroristas, nadie me avisa porque tienen temores. Y si no se cierra el duelo hay mucha tristeza. Allí tendríamos  que hacer una terapia, un acompañamiento social muy fuerte. Me ayudan muchas instituciones. Tengo que agradecer a la cruz roja internacional, a los grupos de reflexión de los derechos humanos. Pero todavía hay mucho dolor, hay muchas heridas, cuando damos entrega de los restos oseos que se han encontrado en algunos enterramientos la gente común se emociona, cierra el duelo que es un acontencimiento tan humano.

 

 


Por otro lado todavía tenemos la extrema pobreza, una agricultura muy precaria, muy domestica, no tengo una fábrica. Un caudal de trabajo que podría haber es la artesanía pero no va tanto turismo, es una ciudad acogedora con buen clima, con buena gastronomía, gente muy cariñosa yo siempre invito que visiten, que  se acerquen a Ayacucho. Por eso tenemos que trabajar mucho a nivel de las escuelas para que los jóvenes tengan mucha ilusión, mas presencia en la universidad.  Siempre digo al mundo de las empresas que apueste por Ayacucho, que invierta. No soy técnico enel asunto pero ojalá que haya gente de buena voluntad que invierta con técnica para dar trabajo y abrir posibilidades a nuestra gente.

 

 

¿Cómo vive la Iglesia de Ayacucho el impulso de Papa Francisco para ser una Iglesia que salga a la calle?

El Papa nos invita a ser una Iglesia que salga a la calle.  Hay grupos de apostolado que salen a la calle para evangelizar. Tenemos que convocar a los fieles, para eso sí tenemos oportunidad, la gente cuando hay una peregrinación, una jornada pública (participa) pero yo invitaría también a que se reunan para reflexionar. Hay que conocer más el catecismo de la Iglesia Católica .  Qué hermoso sería que en todos los hogares se tenga el catecismo.  Hemos hecho ediciones del catecismo a gran cantidad para que sea accesible económicamente para todos, especialmente para los jóvenes que se preparan para los sacramentos, para que puedan conocer lo que la Iglesia enseña.

 

¿Algo más que quiera añadir?

El estar de paso este día aquí es recordar tantos años de experiencia en nuestro Perú, Mariano Melgar, toda esa zona en el cono sur (de Lima), que ha recibido las bendiciones de esta comunidad con tantos misioneros que han dado su experiencia, su cariño, su cercanía a nuestro pueblo.   Este es el motivo de mi visita: agradecerles y decirles cuanto apreciamos como Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana el trabajo que hacen de animación misionera, de testimonio en la querida parroquia de La Trinidad.  Estamos a las vísperas de la fiesta patronal, para todos nuestros fieles del cono sur de esta gran Lima, la diócesis de Lurín, mi cariño mi saludo, desde la Casa Madre de Villaregia. 


Vea otras noticias sobre la visita de los obispos peruanos a Papa Francisco: 

http://www.vidanuevadigital.com/2017/05/17/salvador-pineiro-el-papa-quiere-un-sinodo-para-los-pueblos-amazonicos/

http://perucatolico.com/obispos-del-peru-visitan-al-papa-francisco/


¡Descubre más sobre la Comunidad Misionera de Villaregia!