Experiencia de voluntariado de Attilio Favaretto

“Son 30 años que doy la vuelta al mundo como voluntario!”
En una de estas tantas vueltas, Attilio quiso regresar a la misión de Lima, donde ya había estado hace 15 años atrás.
                                                                                                                                         

Con sus 81 años, cumplidos en tierra peruana, este voluntario de origen italiano, ha trabajado con grande entrega durante 3 meses para embellecer algunos ambientes de la Comunidad y de la Parroquia.
                                                                                                                                   

Gracias a su capacidad y profesionalidad, se pudo arreglar la capilla de la casa de los misioneros y también colocar el piso en el nuevo salón de la Capilla de Virgen Inmaculada.
                                                                                                                                     

Además del trabajo manual, Attilio se distinguió por su simpatía y su cariño, especialmente hacia los niños quienes los llamaban “abuelito” y que él hacia divertir y jugar.