El domingo 14 de abril Carillo Volpato y Elena Salvagnin se despidieron de la Comunidad de Lima.

Carillo, luego de 12 años vividos en Perú, dijo sentirse “muy agradecido a Dios y a todos por estos años. Compartir con los más pobres me ayudó a relativizar mis problemas y aprender a no ser tan exigente y perfecionista“
“Sobre todo me llevo el cariño de cada uno y la fe que he podido ver en este pueblo".

Se dedicó particularmente a las visitas a los enfermos y a los más necesitados, al acompañamiento de las pequeñas comunidades parroquiales y a la evangelización a través de la iconografía.
Elena se quedó en tierra peruana durante 5 años. En la Comunidad de Lima vivió sus primeros años de formación, concluyó los estudios de teología en el ISET y se entregó con generosidad a servicio de la gente, con sencillez y una alegría contagiosa.
Agradezco los años vividos en Lima, la posibilidad de estudiar en el ISET y cada encuentro con las personas. gracias a quien me compartio su vida y su corazon, y gracias por la amistad construida que llevare conmigo".
Ambos van a integrar la Comunidad de Villaregia, iniciando, con confiado abandono a la providencia, una nueva etapa de su camino misionero.