El pasado sábado 26 de octubre el GimVi Jóvenes ofreció en el Salón Trinidad de nuestro Centro Misionero una noche misionera con canciones y testimonios. Esta noche de animación quería ser una respuesta a la invitación del Papa Francisco sobre el octubre extraordinario de la Misión. Como GimVi, en colaboración con algunos jóvenes del Equipo Misionero  dela Diócesis de Arecibo, quisimos compartir lo que ha sido la misión para nosotros, con el propósito de entusiasmar y contagiar a otros con el espíritu misionero.

La actividad fue un lindo compartir, en el cual se intercalaron canciones de animación, misión y oración con testimonios de diferentes jóvenes. Dereck, joven miembro del Equipo Misionero, compartió su testimonio de misión en Puerto Rico, específicamente en la Diócesis de Arecibo. Para él, la misión ha sido acogida, disposición y entrega, y le ha dado sentido a su vida. María Isabel, del GimVi Jóvenes, habló de las experiencias de misión y salida que vivió el GimVi luego del Huracán María en el 2017. Como GimVi, tomamos la decisión de responder a la realidad difícil que vivía el país y nos hicimos parte de diferentes iniciativas, junto a la organización sin fines de lucro; Casa sin Fronteras,inc. y PaSoFat, para visitar hogares, acompañar diferentes poblaciones y construir la esperanza. Continuó diciendo que el llamado misionero es a mirar y reconocer la realidad, para ver, cómo la podemos atender, con la ayuda del Dios que nos envía.

 

Por otro lado, también se comentó sobre las experiencias de misión que se viven fuera de Puerto Rico. Paola Serrano, del GimVi Jóvenes, compartió la experiencia que se vivió en Panamá, en enero de este año, durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Allí pudimos ver una Iglesia Universal que se lanzaba a la misión, un país que demostró lo que era la acogida y un color caribeño que fue característico de esta Jornada. Paola recalcó la invitación que el Papa Francisco hizo a todos los jóvenes: “Sean el ahora de Dios”. Estas palabras invitan a seguir lanzándose a los confines de la tierra, pero también a la tierra propia, a seguir viviendo el llamado de Jesús.

 

Emmanuel (GimVi Jóvenes, Verano Misionero) y Gabriel (Equipo Misionero) compartieron, respectivamente, sus experiencias de misión fuera de Puerto Rico. Emmanuel participó del proyecto Verano Misionero y fue enviado a Honduras en el año 2016. Allí vivió fuertes experiencias durante el mes que estuvo y comprendió que la misión es un salto de fe. Por su parte, Gabriel viajó a México con su equipo misionero, a nuestra comunidad de Texcoco, y vivió momentos de encuentro consigo mismo, con el hermano y con Dios.

Antes de concluir, se hizo la invitación a quien pudiera colaborar con nuestra nueva misión en Etiopía, que está abriendo nuevos horizontes y necesita de nuestro apoyo.

Agradecemos por todos los testimonios, las canciones, los trabajos tras bastidores y todos los que hicieron posible que pudiéramos celebrar esta noche misionera. Confiamos que este fervor misionero que todos compartimos se siga contagiando para seguir teniendo experiencias donde reine la solidaridad, la fraternidad y el encuentro con los hermanos y hermanas y con Dios.