Este pasado fin de semana, los días 21 y 22 de septiembre de 2019, el equipo de trabajo del retiro Emaús, se lanzó a realizar su primer retiro fuera del centro misionero de la Comunidad Misionera de Villaregia, ubicado en el barrio Sabana Hoyos, en el pueblo de Arecibo. A esta nueva aventura se le llamó: Emaús Morovis. Un grupo de 23 personas, principalmente parroquianos de la parroquia San Pablo Apóstol, del sector Barahona en el pueblo de Morovis, aceptaron ser parte de la historia y se lanzaron a esta nueva experiencia. 

Los participantes asumieron con entusiasmo esta oportunidad que se les presentó, conscientes de que cada uno era parte de esta nueva historia que comenzaba a escribirse. Agradecemos al sacerdote de la parroquia San Pablo Apóstol, el padre Lisímaco, por su entusiasmo, acogida y compromiso, para con el equipo de trabajo y los participantes. De hecho, inauguramos el salón que usamos como comedor, en un edificio anexo al templo parroquial, que se utiliza para la catequesis y encuentro de distintos grupos. 

 

Al finalizar la experiencia, estos hermanos compartieron su agradecimiento por la experiencia vivida, conscientes del Amor y la Misericordia de Dios en sus vidas, sintiéndose llenos de la Presencia del Espíritu Santo y con un corazón que ardía como fue la experiencia de los discípulos en el camino de Emaús. Agradecemos a Dios por esta oportunidad y por cada uno de los hermanos que hizo posible que esto sucediera. Nuestro corazón se ensanchó más allá de nuestras propias fronteras. La gloria es de Dios.