Aprovechando esta temporada navideña nuestra Comunidad escogió vivir unos días de convivencia fraternal. Así, que los cuatro núcleos (Misioneros, misioneras, misioneras en el mundo y los casados misioneros) nos fuimos del 27 al 29 de diciembre a la Casa de Retiros de la Parroquia Santo Domingo de Guzmán en Yauco para compartir y crecer en fraternidad. Fueron días sencillos donde aprovechamos los momentos para rezar juntos, compartir experiencias, dialogar y visitar familiares nuestros.  Tuvimos dos momentos donde dos hermanas nuestras nos compartieron su vida como misioneras. Tuvimos la oportunidad de escuchar a Ana Ivelisse, quien partirá próximamente para la misión en África.  Ana nos llevó por su historia familiar y las experiencias que vivió en su infancia y juventud.  

Vivimos otro momento muy bonito escuchando a nuestra hermana Diana Cabrera que apenas ha llegado a nuestra isla. Ella, con mucha profundidad nos ha ayudado a conocerla y entender como Dios ha ido escribiendo su historia. 

Aprovechamos el tiempo navideño para visitar a la mamá de Magda y a la mamá de Ana Ivelisse en Yauco y llevarles una “trullita”, nuestra famosa parranda navideña.  Visitamos el Faro de Cabo Rojo y en fin compartimos con sencillez la vida; que se alimenta de la comunión y la relación continua. Agradecemos a Dios por permitirnos estos tiempos de compartir.