Con la alegría evidente en los rostros de los hermanos que se dieron cita el pasado domingo 30 de agosto en el Centro Misionero, celebramos la misa de envío de nuestra hermana Ilaria Balló quien parte próximamente hacia Lima, Perú. Ilaria ha estado con nosotros por los pasados tres años entrando poco a poco en la realidad de nuestro pueblo. Durante la misa, varias personas expresaron lo que sentían en su corazón por las experiencias vividas con Ilaria durante este tiempo. Una de ellas fue doña Elisa de la Capilla La Milagrosa quien nos compartía lo siguiente: "cuando los misioneros se dan, se dan por entero, y sabemos que ellos se roban nuestro corazón. No echan raíces...no echarán raíces en la tierra, pero en nuestro corazón siempre las echan." 

Deseando que esta nueva etapa en su caminar misionero esté llena del amor de Dios, la encomendamos a la Santísima Trinidad para que sea canal de su amor para los nuevos hermanos que habrá de encontrar.