Este pasado fin de semana la Comunidad Misionera de Villaregia acogió dos actividades para parejas en el Centro Misionero como deseo de que nuestras facilidades sean usadas por otros grupos o realidades que en la isla, particularmente en la Diócesis de Arecibo, llevan a cabo proyectos de evangelización. Reseñamos adelante estas dos actividades.

Familia de Jesús

El Taller Matrimonio Regalo de Dios tuvo la asistencia de 84 parejas.  Los temas que se presentaron en este taller fueron: Padres e Hijos, El amor, Sexualidad y Tecnologia en la familia. Las parejas participantes vivieron muchas bendiciones a lo largo del taller: reconciliación espiritual, perdón, paz interior y sobre todo sentimos como el amor de Dios se manifestó grandemente en este taller.  Además tuvimos la posibilidad de tener las  confesiones y concluimos con la Santa Misa que fue presidida por el  Padre Igino Sedda , parroco de la Parroquia Nuestra Señora de Fatima y  misionero de la Comunidad Misionera de Villaregia.

Encuentro Matrimonial Mundial

Acogimos, además, a un grupo de 12 parejas y dos religiosas, una de ellas Elisabetta Pezzuolo, quien participó como parte de nuestra comunidad y que vivieron un retiro del movimiento Encuentro Matrimonial Mundial. Esta experiencia tiene como objetivo permitir a los matrimonios, sacerdotes y religiosas revivir el entusiasmo, respeto, alegría, ilusiones y sueños de los primeros años de matrimonio, ordenación o consagración para seguir construyendo el día a día con un espíritu renovado.  Tres parejas y un sacerdote estuvieron a cargo de esta actividad.  Este movimiento apostólico al servicio de la Iglesia Católica está presente en más de 80 países del mundo y  su misión es proclamar el valor de los Sacramentos del Matrimonio y del Orden Sagrado en la Iglesia y en el mundo.  Se inspiran en un versículo del Evangelio de Juan: “Ámense los unos a los otros como Yo los he amado”.

Era evidente la alegría de los participantes al finalizar este encuentro.  Como diríamos aquí en Puerto Rico “sus caras lo dice todo”. 

Agradecemos a Dios por permitirnos apoyar estas iniciativas a favor de las parejas.