En esta semana santa un equipo de nosotros acompañados por numerosos jóvenes del Grupo Misionero ofreció su servicio en 6 de las 13 capillas que conforman una parroquia de Zacapoaxtla, en la sierra de Puebla, donde se vivieron unos días de animación en Navidad. Fue una experiencia muy grata por el encuentro con las personas y la posibilidad de compartir la fe en estos días tan especiales. Los jóvenes del Grupo Misionero ofrecieron el retiro Je-Shuá a unos cincuenta jóvenes de las diferentes capillas. Los hermanos encontraron contextos muy humildes y necesitados. Para algunos fue una bonita novedad descubrir el sentido del lavatorio de los pies que no conocían y toda la riqueza del triduo pascual. Otro equipo de misioneros y algunos laicos alcanzó quatro comunidades de una parroquia de la cercana Chimaluacán y, a pesar del contexto más urbanizado, para varios fue una novedad poder vivir la Pascua de manera diferente.