“¡Hasta luego P. Antonio!”

Gracias. Esta ha sido la palabra que ha caracterizado los saludos de P. Antonio en estos días. Gracias de Antonio a la gente y gracias de la gente a él. 
Antonio agradeció por su experiencia de 12 años en tierra peruana. “Llegue’ muy joven, aquí  moví mis primeros pasos como misionero y aquí recibí el don del sacerdocio. He tratado de amar este pueblo y esta cultura, y siento que no solo yo he llevado Jesús a la gente, sino también lo he recibido de la gente. Agradezco por esta experiencia de reciprocidad”.
Varios en estos días han deseado expresarle su cariño con una palabra o preparando platos típicos u ofreciéndole bailes tradicionales.
P. Antonio seguirá su camino en la Comunidad de Quartu.
¡Gracias Antonio por estos años y buen camino!