Miércoles 01 de julio

Los trabajos matinales de la Asamblea han sido marcados por un intercambio colegial sobre algunos ámbitos centrales de la vida de la Comunidad, seguido por un trabajo de grupo en 6 diferentes comisiones.

Al final de la mañana, la comunidad de Lonato ha acogido a Mons. Miguel Delgado Galindo, canonista y Sub Secretario del Pontificio Consejo para los Laicos (PCpL), que ha venido desde el Vaticano para expresar afecto y cercanía a la CMV.

En la tarde, después de la oración de las Vísperas, Mons. Delgado se ha quedado con los asambleístas para vivir un momento de encuentro en el cual ha podido expresar la gratitud a toda la Comunidad por el trabajo hecho en los últimos tres años, bajo la guía del PCpL. No han faltado expresiones de cercanía, también a nombre del PCpL y de Su Eminencia Mons. Rylko: “Ayer he saludado al Cardenal Rylko. Él recordaba bien que yo tenía que venir aquí y manda su saludo a todos los asambleístas. Frecuentemente, también antes de la asamblea, han estado en nuestras oraciones. Muchas veces les he recordado especialmente en la Santa Misa. No solo he recordado a los asambleístas, sino a todos los miembros de la Comunidad, también a quien está lejos. Muchas veces, con el corazón, me encuentro pensando en la CMV presente en México, en Mozambique, etc.”

El encuentro se ha prolongado por más de dos horas y ha estado caracterizado por un intercambio sobre el camino de la Asociación. Palabras de aliento, las que Mons. Delgado ha dirigido a los asambleístas: Ahora se abre otra etapa de la vida que tienen que escribir. Les acompañaremos, pero los protagonistas son ustedes. Tienen que continuar haciendo lo que siempre han hecho: vivir el aspecto comunitario, pero también la vida de apostolado. Papa Francisco habla mucho del movimiento de salida misionera y el Cardenal lo subraya”.

En la noche, Mons. Delgado ha presidido la Celebración eucarística, durante la cual ha dirigido un sentido agradecimiento a Padre Amedeo Cencini, comisario pontificio, por haber “sabido guiar con espíritu de servicio eclesial a la Comunidad en estos tres años, coadyuvado por los miembros del Consejo de Presidencia”.

Durante la homilía, centrada en el tema de la esperanza, ha subrayado además varios motivos por los cuales ser agradecidos al Señor: “A la luz del importante y particular momento que están viviendo, pienso que esta Santa Misa tendría que ser ante todo una ocasión para elevar ¡una acción de gracias a Dios! En primer lugar, por no haberles hecho faltar su apoyo y su acompañamiento en este periodo de transición; luego, por las luces concedidas por el Espíritu en el camino emprendido de saneamiento, luces que ciertamente han sido útiles para adquirir una mayor conciencia del carisma misionero recibido. Pero también, diría, que es necesario un agradecimiento al Señor por haber tenido encendida la llama de la esperanza en sus corazones, porque han seguido teniendo fe, con la certeza de un futuro que puede ser radiante para la Comunidad Misionera de Villaregia”.

Mons. Delgado ha concluido la homilía confiando cada misionero y misionera a la Virgen María y con la invitación a enfrentar el futuro que espera a la CMV “llenos de esperanza, renovando el estupor por el carisma recibido sin descuidar nunca el poner a Cristo al centro de la vida”.

Algunas fotos de la reunión y la Misa.

Argomenti: Asamblea General 2015