El domingo 4 de marzo los misioneros Rubí Lara, Rocío Sevilla y Diego Fieni partieron para Lonato del Garda.

Rubí y Rocío son misioneras peruanas, naturales de Lima. En las capillas Sagrado Corazón (Rubí) y Cruz de la Solidaridad (Rocío) pudieron conocer a Jesús, llevar la catequesis y ser parte activa de la vida de sus capillas como agentes de pastoral.
                                                             
Hace 3 años empezaron el camino como misioneras en la Comunidad de Lima, llevando el estudio de la filosofía y profundizando más el carisma de la Comunidad Misionera de Villaregia.
En la Comunidad de Lonato del Garda continuaran su formación con el estudio de la teología y con las actividades misioneras que llevaran a cabo.

                                                                                              

Diego es un misionero italiano que regresa a Italia luego de 6 meses de experiencia en tierra peruana. “Estoy muy agradecido con Dios por este tiempo, en que pude escuchar la voz de Dios a través del pueblo, sobre todo de los más pobres. Regreso a Italia muy enriquecido y lleno de esperanza”.