El domingo 5 de julio celebramos, junto a toda la Comunidad y a los miembros asociados, la Misa de agradecimiento en ocasión de la Asamblea de la CMV y, en particular, para la elección del nuevo presidente y consejo que el Señor nos ha donado. Ya estábamos rezando desde tiempo como Comunidad de Lima por los hermanos reunidos en Asamblea; ahora la elección del nuevo gobierno, y el hecho de que nuestra querida Márcia ha sido elegida como miembro del Consejo en nombre de toda la Obra, ha sido una ocasión más para reunirnos con alegría, intensificar la oración y agradecer a Dios por cada don.

Ha sido una celebración muy bonita, sencilla, juntos hemos agradecido a Dios por la confianza que como Comunidad toda sentimos por parte de la Iglesia y por las vidas de los hermanos que han aceptado el cargo que les ha sido confiado. Hemos también seguido pidiendo a Dios el don del Espíritu Santo por cada uno y por la Comunidad toda, para que podamos perseverar con fidelidad y gozo en el camino que Él está pensando para nosotros. La Trinidad fue el centro de nuestra Misa y con fuerza hemos pedido que nos siga acompañando.

Con mucha gratitud por cada hermano que está participando de la Asamblea y por su disponibilidad, los seguimos acompañando con nuestra oración y pensamiento.