El domingo 14 de Junio los miembros efectivos y los voluntarios de la CMV de Lima se han reunido en una jornada muy especial para celebrar la solemnidad de la Santísima Trinidad. Ha sido un momento muy profundo que inició con la reflexión sobre la confianza que ponemos en Dios, quien actúa en nuestras vidas por medio de la fe. La belleza de la naturaleza a través de un vídeo, nos hizo recordar que es necesario poner la semilla para luego dejar actuar a Dios sobre ella y así llegue a ser una hermosa planta.

Así el Señor actúa haciendo germinar nuestras vidas por medio de la confianza que le otorgamos. Además hemos agradecido por el camino de nuestra Comunidad de Lima y nos hemos confirmado una vez más en la unidad que encuentra su tesoro en nuestras diversidades.

Ha sido un tiempo también importante ya que algunos misioneros representantes de todos los núcleos renovaron sus votos, confiando sus vidas y su SI a Dios y al carisma de la Comunidad.  Se ha recordado de manera especial los votos perpetuos que profesarán Nilo y Susana (casados consagrados) dentro de un mes.

 La celebración ha concluido con la Misa y con algunas danzas típicas que hicieron crecer la fraternidad entre todos.