Con alegría compartimos dos noticias importantes de este tiempo: la partida a Italia de la hermana Marcia Lopes, quien asumirá el servicio de consejera de la Comunidad junto con otros misioneros, luego de haber sido elegida en la Asamblea General; y la llegada del Padre Antonio Urru quien ya estuvo en Lima hace algunos años.

La hermana Marcia vivió 11 años intensos aquí en nuestra Comunidad, y muchas personas la han querido. Por ello, en estos días, hubo algunas ocasiones en que varios le han demostrado su cariño y agradecimiento.

Entre ellos, recordamos que los jóvenes del GimVi y algunos miembros asociados han querido agradecerle luego de muchos años de camino en esta misión. A través de un recital organizado con mucho entusiasmo, por los mismos jóvenes, se han querido representar algunos acontecimientos importantes en la vida de Marcia y de su camino compartido con el GimVi. Ha sido un evento lleno de sentimientos y recuerdos que simbolizaron un regalo por los años de entrega de Marcia. Los jóvenes quisieron agradecer a través de cantos, bailes y representaciones teatrales que mostraron también sus dones y habilidades.

El 25 de Octubre hemos celebrado también su Misa de envío, con un momento muy especial de invocación al Espíritu Santo. Hemos pedido, de manera especial,  que acompañe a Marcia en los nuevos desafíos que se le presentarán. Han estado presentes miembros asociados, amigos de la comunidad y varias personas que han compartido con ella en este tiempo. 

La misa también ha sido ocasión para acoger a los misioneros que recién se han insertado en nuestra Comunidad de Lima: el Padre Antonio Urru, la hermana Ilaria Balló y Valerio Siddi. El Padre Antonio Urru llegó a Lima el 09 de Octubre después de haber estado 15 años en la Comunidad de Pordenone en Italia. Anteriormente, ya estuvo en Lima acompañando a nuestra Comunidad en sus primeros años.  Es por esto que muchas personas se han recordado de su paso por tierras peruanas y lo han recibido con mucha alegría.

Agradecemos a Dios porque podemos acompañar el camino de cada misionero, por los que llegan pero también por aquellos que parten, ya que han dejado un pedazo de su corazón a tanta gente encontrada y seguirán donándose allí donde Dios los llame.   

Click aquí para ver unas fotos del recital dedicado a Marcia por los jóvenes.