Acogemos con mucha alegría a Sarahí Raquel, hermana misionera que llegó desde la Comunidad de Texcoco, México, hace unas semanas. Sarahí se une a nuestra Comunidad para seguir su camino de formación y la preparación teológica en medio de nosotros, donando su juventud y sus fuerzas al servicio de nuestro pueblo. Con disponibilidad y  entrega se está insertando en esta nueva etapa de su vida en el Perú.

Agradecemos a Dios por el don que es cada hermano enviado a nuestra Comunidad, con alegría damos gracias por la presencia de Sarahí aquí.